… una historia de pasión imposible, posible… para los que aún creen

Ícaro:  Libidinosamente libar… el néctar de la flor de tus mareas….

Ariadna:  mareas de oleajes salvajes, con su va y ven…

Ícaro:  Y en la espera… te pediría… no te desnudes todavía…

Ariadna:   no Ícaro, no…. no me desnudaré, dejaré que seas tú el que me despojes de las telas que me recubren….. mientras hago lo propio con las tuyas….

Ícaro:  Cuando el deseo estalle… como rompe una flor, te quitaré el vestido… te cubriré de amor…

Ariadna:   Ícaro…. como una flor…. cuando mis pétalos hagas abrir como acariciados por el calor del sol…… será la invitación a que libes del néctar de mi cáliz……

Ícaro:  Néctar salado que fluye entre tus labios incendiados…

Ariadna:  labios incendiados…… que ansían sentir cómo las llamas son controladas gracias a tu calmante loción…..vaya…. Ícaro….. de repente pasas a besos insulsos,….. nos quedamos a medias

Ícaro:   Es que el tono bajó un poquito con tanta conversación airada… soy más de susurros al oído… del calor del roce… del aliento cálido… del tacto preciso…

Ariadna: …. pues continua…. Ícaro…..en ningún momento te he susurrado que parases….. que no te distraigan…… aun estoy en llamas…labios incendiados…… que ansían sentir cómo las llamas son controladas gracias a tu calmante loción…..

Ícaro:     Adiós dulce amante invisible, siento no haber dormido en vuestros brazos,    vine por esos besos solamente… guardad los labios por si vuelvo….

Ariadna:    Ícaro……. mis brazos estarán aguardándote por siempre……. por si nuestros labios de reencuentran otra vez……. por siempre mi guerrero…..

Ícaro:     Atrás quedarán los recuerdos de tus manos lascivas, los ojos que miran de frente a la distancia de una nariz, o de un suspiro, tus pupilas apuntando certeras a las mías suplicando que tu cuerpo y el mío, verbo conjunto en continuo movimiento, no cese en su danza acompasada… El salado sabor de tu piel desnuda, el temblor de tus muslos ante la mano que se posa en la flor, los labios humedos que se preparan ante lo inevitable… el ritual inolvidable de dos almas fundidas…   Aunque decida no volver, nunca olvides invisible amiga que tu boca que es tuya y mía… tu boca no se equivoca cuando piensa que, aunque he de irme lejos… quién sabe si a lo mejor volvería…   Ahh y en estos tiempos de desazón colectiva no obvies nunca que:       Lo que para la oruga es el fin del mundo, para todos los demás es una mariposa…… hasta siempre… nos vemos en Ítaca.

Ariadna:     en Ítaca nos veremos pues Ícaro….. demasiado pronto se quemó toda la madera…..demasiado pronto se consumió el fuego….. pero siempre habrá un rescoldo desde donde un nuevo viento sabrá reavivarlo otra vez…… y provocar nuevas llamaradas de placer….

Ícaro:     De vuelta del laberinto…

Ariadna: ……. has vuelto a encontrarme siguiendo el rastro de mi dulce aroma…. el fuego vuelve a arder….. las llamaradas de nuevo pronto provocarás….

Ícaro:     Vencí al minotauro… tiré del hilo y de nuevo estoy ante tus ojos…

Ariadna:    no habrá minotauro que pueda apartarte de mis ojos…… pasa…… caliéntate en mi fuego encendido…..

Ícaro:    Cómo se recibe a un guerrero? Qué mujer hace que un aventurero quede en tierra olvidándose para siempre de centauros y dragones? …

Ariadna:   Yo le recibiría con una cálida bienvenida, con mi flor repleta de dulce néctar, listo para ser libado……. con ese néctar yo te haré olvidar de los peligros pasados en el laberinto…… para continuar con un abrazo de mis piernas que de menos te han echado, te haré saber cuán fuerte es el anhelo de mi flor de ser poseida por tu fuerte espada de guerrero….

Ícaro:  …Es acaso una cálida bienvenida el sabor de tus labios carnosos en los míos? El olor profundo de tu pelo castaño perdiéndose entre mis dedos como arena que se escapa? Misteriosos y salvajes peligros me acecharon en el pasado… guerrero cansado que anhela unos besos cercanos, el hogareño olor de unos pechos alzados… el siempre incesante ruido de latidos trémulos hipnotizando el oído… el lecho siempre tendido… la fiel compañera que espera preparada para la batalla de caricias… qué puerto espera mi llegada…

Ariadna:  ……qué puerto……. qué puerto ansía la llegada de el guerrero cansado… tu fiel compañera preparada sí, para tus caricias, preparada para acariciarte con mis pequeñas manos tu amplio pecho, deseosa de posar mi rostro sobre tí, rozarte con las puntas de mis cabellos castaños mientras paseo mis labios recorriendo todo tu cuerpo…….lecho siempre cálido….. hogar siempre añorándote y siempre preparado para que en él encuentres el descanso merecido…. y tú compañera…. que fiel te sueña cuando no estás, y cada día se prepara para tú regreso a miiiiii….. tu hogarrrr, mis pechosssss se alzannnn hacia tus labiosss………. mis labios buscan los tuyosssss…… y busca tu arma del amor……. ese arma que se abre camino entre mis piernas…….

Ícaro:     Anoche mientras navegaba por al Adriático deseoso de arribar a tu morada, alzando la mirada al cielo me pareció ver como dos estrellas fugaces se cruzaban en el firmamento, podía percibirse claramente el arrullo de las olas y las sirenas no paraban de llamarme por mi nombre… fue en ese preciso momento… cuando las estelas destelleantes encendían el escenario del cielo cuando decidí que mi proa no debía envilecerse más visitando puertos sombríos, la aullantes sirenas fieles a su llamada de placer nocturna no debían ser nunca más escuchadas por el guerrero que olvida la guerra y decide regresa a su guarida…

Esas palabras tuyas en tu última carta son además el incentivo suficiente para saber que vuelvo, que regreso ávido de encender tu cuerpo dormido… de susurrarte motivos en el cuello… de acariciar finamente tu espalda con mi compañía, de soñarte entera entre mis manos, de apretar tu cuerpo contra el mío… de sentir el húmedo caudal de tu sexo encendido… Acaso no anhelo tenerte cerca para sentir el placer de tus pechos ahora erizados y antes dormidos… qué poco queda para arribar a tu puerto… me parece ver a lo lejos alguna luz en el horizonte oscuro… quiero creer que aún existe algún vigía que espere tras el horizonte una asombrosa aparición… ya me acerco… la luna de plata en el mar, guía mi barco… el ansia de tenerte… guía mi corazón y mi cuerpo….

Ariadna:  ……mientras tú navegas por esos mares de infinitos….. palpitante espero y sueño tu regreso….. imagino tu cansado cuerpo recuperándose en puertos que aparecen cercanos en tú horizonte….. no sufro….. por que puedo sentir…… que en el fondo es a mí a la que anhelas……. sé que estando en esos puertos te darás cuenta de en dónde está tu verdadero hogar…… qué puerto es el que verdaderamente te pertenece y en el que realmente te sientes amado de verdad y cuidado, el puerto en el que vive quíen te conoce y lo que necesitas………..regresa, por favor, le pido a la luna junto a la orilla del mar, mientras lágrimas sáladas me recorren las mejillas,…. ,la luna me ha escuchado!!!! a lo lejos veo un pequeño punto blanco, sobre el mar!!!! que se va a acercando poco a poco…. lo sé….. lo siento…..mi corazón palpita….. eres tú…. mi guerrero….. lo sé…. no me equivoco!!!! vienes…. acercándose tu barco está a mi puerto…. a tu hogar…… mis pechos empiezan a erizarse preparándose para recibirte en tú hogar…..que es mi puerto…. mi puerto se prepara para el anclaje de tu barco….. puedo presentir tu corazón latiendo por sentir el mío……

Ícaro:         Cuaderno de bitácora Página x

Anoche, mientras navegaba hacia la luz que se divisaba en el horizonte, una traicionera ráfaga de viento hizo que el mástil se soltara y golpeara mi cabeza llevándome a un profundísimo sueño… Seguro que debió ser alguna jugada de los Dioses que se divierten entretejiendo destinos rocambolescos para los humanos que aman… lo cierto princesa mía, es que sentí como si me arrancaran del cuerpo el alma y saliera despedida hacia el firmamento.

Recuerdo vagamente que volé entre planetas dando saltos de un cuerpo celeste a otro. No sería nada inquietante si no fuera por que sentí que te acercabas por detrás, notaba tu presencia más no podía girarme, no podía verte.

Noté que me decías algo entrecortado al oído y posabas tu mano en mi hombro derecho, en ese instante, pude girar mi cuerpo y al mirarte, oh no! maldición! no pude distinguirte, eras apenas una sombra difusa entre la oscuridad del cielo estrellado… Creí morir, ¿cómo no podía recordar tu rostro? ¿qué extraño ardid del destino hace que no alcance a divisar tu cuerpo en mi memoria? Cabizbajo empecé a palparte, puse primero mi mano en tu rostro, intentaba comprobar si al menos, mis dedos eran capaces de dibujar de nuevo tu cara, pero no hubo forma, había olvidado en qué curva, en qué ángulo, en qué mirada… Angustiado bajé mi mano y probé a sentir tus pechos ingrávidos, pero pasó lo mismo, nada no encontraba la curva adecuada, el tamaño preciso… Lastimado bajé mis dedos hasta tu ombligo pero no lo percibí, no pude asirme tampoco a tus caderas y mucho menos sentir la flor abierta entre tus piernas…

He decidido escribir este extraño sueño de anoche, me asaltan ahora muchas dudas, ¿cómo son esos ojos limpios que no recuerdo? ¿qué color tienen esos labios que ansío? ¿cómo son esos pechos que me esperan? ¿a qué sabe el néctar de la flor que he de libar?

Noto como los primeros rayos del alba penetran la oscuridad de las aguas, una gaviota blanca como la sal se ha posado en el trinquete y me señala con la mirada la arena de una playa amarilla a la que mi barco se acerca… estoy muy cerca… pero si no logro recordarte… se que estaré muy lejos…

Ariadna:       tu barco aun sigue siendo un punto en la lejanía……. no termina de acercarse….. y sé, sé bien que eres tú, mi guerrero….. qué sucede? por qué el mar no te permite acercarte a mí? Tu puerto, tu hogar? que jugada es esta del mar que te tiene atrapado?….. qué ha sucedido? nooooo!!!!

la brisa del mar acaricia mis mejillas, noto el calor del sol devolviéndome la vida….. ha amanecido…… me he debido de quedar dormida mientras esperaba a que el punto en la lejanía se acercara a mí, contigo dentro…… pero……. qué sucedió? sólo ha sido un sueño……… pero cómo es que me qudé dormida en la playa? cómo es que no me llevastes en tus brazos hasta nuestro cálido hogar?…. no se haría realidad el sueño?…… estaba soñando en verdad?…..

Ícaro:       Cuaderno de Bitácora Página XI

El sol ha llegado a su cénit y este cielo limpio de diciembre ofrece soplos de brisa gélidos que se cuelan de soslayo por las rendijas de la ventana del camarote. A lo lejos veo la playa, debería estar más cerca, he sacado tres veces el sextante y he medido mi orientación, se que el rumbo es correcto, el viento sin embargo, que debería venir desde mar adentro me es equivo, misteriosamente sopla brusco desde las montañas impidiéndome arribar a tierra. En varias ocasiones ha detenido mi avance hasta el punto de inclinar la mesana hacia atrás, he sentido que el barco casi se quebraba y he decidido arriar velas para no alejarme más de la costa. Estoy desesperado, me asaltan las dudas pero me angustia no saber por qué mi barco no avanza.

Cinco horas han pasado y el viento no cesa, es cada vez más violento, noto que me alejo inexorablemente. He levantado el rostro agrietado y he gritado a voz en grito hacia el cielo: ¿Por qué estando tan cerca no me permitís llegar a tierra? ¿Qué hice mal para merecer semejante castigo?

De repente, en el cielo, primero un temblor de luces y posteriormente un sonido grave y penetrante. Se oye un crujido como si la bóveda azul se rajase. Una voz de la nada me responde: “Guerrero de mil batallas vencedor, no hay mayor pecado que regresar a un lugar que no recuerdas, no podrás regresar al lugar donde partistes si no logras recuperar las imágenes de todo aquello que dejaste atrás, es esta tu más importante batalla, recuérdalo y regresarás”. La voz cesa y vuelve a oirse únicamente el rugir del viento sobre las aguas.

Al irse la voz, amada mía, me he quedado lánguido en la cubierta. ¿Cómo podré regresar a ti si no logro recuperar tu imagen en mi memoria? No puedo imaginar mayor pena que tenerte cerca y no poder poseerte… quizás si tu me ayudaras a recordarte. ¡Claro! Es la única manera posible, hazme llegar a mi mente la imagen de tu cuerpo, solamente si lo deseas, podrás lograrlo. Descríbime uno a uno los recovecos de tu cuerpo, consigue que visualice de nuevo tus curvas, tu matices… ayúdame!

Ariadna:         mi amado guerrero…… no sé que ha sucedido…… me he quedado dormida en la playa esperando el acercamiento de tu barco a tu puerto, que soy yo…….. al despertar al amanecer..con la piel salada por la brisa marina, he recordado que te he soñado…… te he soñado que me pedías auxilio, me pedías que te guiara hacía mí, que te ayudara a recordar mi cuerpo,, cada recoveco…….. oh dioses, cómo puede ser que me hayas olvidado??…..

oh….no….y cómo hago yo ahora para poder hacerte llegar a mí??, se me ha roto el corazón, me he desmayado de dolor…….. tumbada en la arena…… una voz me susurra que si quiero recuperarte, ayudarte a traerte a casa, debo de entrar en tus sueños…. sólo así nuestros corazones volverán a estar juntos nuevamente…..

salgo de mi cuerpo, mi cuerpo etéreo vuela hasta tu barco, entra hasta tu camarote y te encuentra dormido, entro en tus sueños,y te ayudo a recordar la suavidad de mi largo cabello castaño, que hasta la cintura me llega, echado hacia delante, me cubre mis pechos respingones, siempre erizados para tí, con las dos pequeños pezones que tanto te gusta acariciar con tu lengua. pechos que con tus manos cubres totalmente…….. cabello que llega hasta una cintura estrecha que acaba en anchas caderas, ….siempre te gustaba seguir con tus manos la línea de mis curvas, la delgadez de mis brazos, siempre te gustaba mi tez color canela…. y mis pequeños labios, pequeños pero jugosos y cálidos, siempre dispuestos para saborear tus jugosos labios carnosos, mi traviesa lengua siempre se enrroscaba con la tuya, recuerdas mi guerrero???…… mis ojos de color caprichoso, ora avellana ora verdes, siempre se ocupan de que nada te falte, de que todo esté dispuesto para tí……

mis piernas de muslos redondos, fuertes para entrelazarme a tu cintura, y elevarme hacia tí para que acomodes tu lanza en su funda, mi funda……. al final de mis piernas……. recuerdas mis pies, con mis pequeños dedos,cortitos, mi pulgar respingón que tú siempre gustas de mordisquear, y con el que a veces me gusta acariciar tu lanza……..,,, mi flor……cómo podrías olvidarte de mi flor….. cuya entrada, aunque a la vista está protegida por dos cortinas rosadas, flor de entrada desnuda….., corola carnosa , siempre húmeda, de sabores entre dulce y salado, salado como el mar…..

cómo podrías olvidarte demi…. y mi olor…… a madera ahumada y sal y a canela y a jazmín……..

cómo podrías…… ven a mí…… recuérdame……. ven a mi…….
mi guerrero….. no te pierdas….. no erres el puerto…… ven a mí….. tu cálido hogar…..

Ícaro:       Cuaderno de Bitácora Página XII

He vuelto a despertar de un profundo sueño en mi camarote. Anoche la vi, la vi de nuevo, recordé cada caricia, cada beso, cada instante de pasión. Pude ver su cuerpo desnudo entrelazado con el mío, sus ojos vivos, su mirada lasciva. Su pelo largo se entrelazaba con mis dedos en un juego incesante. Logré divisar cada una de las expresiones de su cara. La recuerdo perfectamente!

He subido las escalera y al abrir la escotilla de proa he mirado hacia la orilla y percibo que ya no hay viento. Creo que los dioses me han perdonado por que ya la recuerdo. Se que ella ha acudido a mi llamada, se que me escucha, se que las palabras se trasladan a quien desea recibirlas por ese misterioso éter que todo lo rodea. He vuelto a soltar las velas, una ligera brisa me empuja hacia la costa. No puedo evitar pensar en ella, en el reencuentro, en sus besos, en el recibimiento…

Conforme me voy acercando veo un punto en la arena junto a un fuego… es ella… se que me espera…

La emoción me embarga…

 

Ariadna:   ………me he despertado del sueño…… despues de caer desvanecida por la angustia…… hice lo que a através del sueño me comunicaron los dioses….. y viajé hasta mi amado caballero….. le susurré en sus sueños cada rincón de mí……

me incorporo en la arena…….. el sol ya está poniéndose……. me siento desorientada…… no sé si lo habré logrado……. logrado que me recuerde……. Cómo pudo olvidarse demí?…… está bién, serénate chispita……..lo importante es que vuelva……tenerle entre mis brazos, sentir sus brazos, tenerle entre mis piernas, sentir sus piernas,.. tenerle dentro de mi flor, que sienta la profundidad de mi flor….

Miro al horizonte, y ahí lo veo otra vez!!!! El punto luminoso, ya se ha acercado lo suficiente como para distinguirle erguido en su barco….. con sus blancas ropas………. ahí está mi guerrero……

Por fin, ya está en la playa…… corro a su encuentro……. me recibe en sus fuertes brazos…… nos besamos, lloramos, nos revolcamos por la arena…….. una ola del mar nos sorprende rompiendo sobre nosotros…… estamos empapados de agua…… mis vestidos blancos mojados permiten translucir mis pechos desnudos bajo la tela….. sus manos ansiosas empiezan a recorrerme , nos salimos del agua, me coge en sus brazos y me lleva hasta la casa….

Casa, hogar…… allí, delante delfuego una alfombra para acoger nuestra pasión……. me levanta las faldas, le quito sus ropas, nos quedamos desnudos…..

Desnudos…

 

Ícaro:  …..He desembarcado y nada más tirar el ancla he salido corriendo hacia ella, allí está, hermosa como siempre, como cuando se me aparecía en mis sueños solitarios en medio del mar. Lleva un vestido blanco que la ilumina en la noche estrellada. Siento una emoción inmensa… no dudo en acercarme y de nuevo siento esa mirada cómplice sobre mí, la beso fuerte y empiezo a llorar de alegría.

No decimos palabras, nos basta con mirarnos, con abrazarnos, con sentirnos. Caemos al suelo y seguimos besándonos con furor cuando la espuma del Adriático nos baña en la cálida arena. Al incorporarnos la miro y comprendo que he llegado a mi puerto, caminamos veloces hasta la casa besándonos en cada árbol del camino, el agua ha mojado su vestido y se adivina perfectamente su silueta, sus pechos erguidos iluminan la noche.

Al entrar, la hoguera nos espera y siento como mis mejillas se enrojecen por el cambio de temperatura. La miro absorto, está más preciosa que nunca. Nos tumbamos en la alfombra y seguimos dando rienda a la pasión, no paro de besarla. Le he quitado su vestido y ella me ha quitado la ropa gastada con la que venía. Mi piel morena de viajero contrasta con la suave y tersa tela que recubre sus huesos. Mis manos juegan con sus pechos mientras le beso el cuello suavemente. Ella acaricia mi espalda y mi muslo empieza a notar la humedad de su sexo desnudo cuando se roza con su entrepierna.

Sus pezones son dos faros de alejandría, no paro de besarlos, de desearlos. Los introduzco en mi boca y con la lengua voy recorriéndolos en círculos mientras mordisqueo levemente la punta con mis dientes… A estas alturas, la espada entre mis piernas se encuentra dispuesta para la batalla, más alzada que nunca, más sólida que cuando peleaba contra dragones y minotauros en mis aventuras. Una mano juguetona ha bajado por el ombligo de mi amada y se encuentra acariciando sus muslos por dentro, con tranquilidad, preparando el camino, activando todos los nervios sensitivos, jugando al me acerco pero me separo…

 

Ariadna:  ……Por fin en casa….. por fin mi amado, llorado guerrero está en casa, su puerto, su casa, nuestra casa……

Con esa pasión que ya conocía de él, pero que tanto tiempo he añorado, me ha quitado mi blanco y húmedo vestido……. húmedo por las aguas del mar que nos ha reconciliado……. sus manos juguetean con mis erizados pequeños pezones…………le he despojado de sus ropas….. su piel morena…… piel de guerrero……., mi blanca piel…. contra su piel……..
….su muslo ha notado la humedad irremediable de mi sexo desnudo, …..contra mi viientre puedo sentir su espada, espada de carne tersa y suave,y tensa, muy tensa….. muy erguida…… muy dispuesta para por fin…..al fin……entrar en su funda…..esa funda a la que siempre ha pertenecido…… esa funda en donde sólo entra su espada……… con mis manitas temblorosas de la emoción de sentirle al fin entre mis brazos, de sentirme por fin entre sus brazos……. le acaricio el torso, bajando mi mano hasta su hermosa y erguida espada…..espada de mis pasiones……… suavemente acaricio su espada, deslizo mi mano suavemente de arriba a abajo, jugueteando con su suave punta, su cabeza redonda suave como el terciopelo……. sigo bajando mi mano hacia donde cuidadosamente almacena la esenciaa……esa esencia del placer…… blanca y salada……..le acaricio suavemente……puedo sentir sus gemidos de placer, mientras siento sus juguetones dedos buscando mi punto de placer extremo en mi interior……….haciéndome escapar gemidos de placer………. sin poder contenerme más, inclino mi cabeza, ayudada por su mano, colocando la punta de su espada entre mis labios, la punta de mi lengua acaricia la punta de su espada, le beso la espada en toda su longitud, me la introduzco en mi boca y ayudada por su imperiosa mano, su ansiosa mano….. bajo mi cabeza hasta abajo, en mi garganta puedo notar el líquido lubricante que sale de su espada, noto su espada dura y rígida y erguida al máximo…….

…..mientras tanto……sus dedos siguen jugueteando dentro de mi sexo….. mi sexo chorreante de mi néctar lubricante, estoy muy, muy, muy mojada…… la funda en donde su espada entrará está totalmente inundada de líquido…… y su espada está muy, muy, muy tiesa y dura…..lo inevitable está a punto de suceder……. mi amado guerrero…… pronto va a suceder…….

 

Ícaro:  Ella ha bajado su mano y ha tocado mi espada suavemente, me ha hecho sentirme indefenso pero contento y lleno de placer. Sigue besándome mientras con caricias dulces se dedica a estimular mis puntos más erógenos, inmediatamente ha bajado su cara hasta mi pelvis y, sin dudarlo, ha introducido mi arma dentro de su boca. Es indescriptible la alegría y la sensación de placer que he sentido. Nadie más que ella es capaz de llevarme a ese estado de catarsis, es una Diosa y lo sabe.

Al soltar la lanza he ido corriendo a besarle los labios en clara recompensa a su bien intencionado acto de hacerme sentir especial. He bajado mi boca por su cuello y he recorrido primero sus pechos, luego he seguido bajando hacia el ombligo y he llegado a su flor. Nada más aproximarme me he dado cuenta de que está llena de néctar salado. Se la he besado y lentamente he bebido de la flor de la vida suavemente, mi lengua ha buscado su punto de placer intenso, con tranquilidad, sin forzar la situación he seguido el ritmo acompasado de sus caderas, he bailado con mi cabeza al son de sus gemidos, compenetrados, adheridos el uno al otro, su sexo, a mi lengua.

Mientras mis dedos separan sus labios mojados y se introducen en ella haciéndola sentir, palpando como se abren sus pétalos, abriendo el camino para lo que está por llegar…

 

Ariadna:        ….. pronto sucederá lo que está por llegar……..…..sus dedos juegan incensamente dentro de mi flor inundada de néctar salado……… me hace querer con más ansias lo que está por llegar…….pero a la vez….. quiero que dure…….. quiero disfrutar del preámbulo…..quiero que disfrute del preámbulo….preámbulo interminable……..hacer que su espada esté en su máximo de potencia……quiero que cuando llegue lo que está por llegar, me agarre con todas sus fuerzas, y sentir sus fuertes movimientos, fuertes y rápidossssss, y fuertesssss….. quiero mantenerle así hasta que no pueda resistirse más y me tome con todas sus fuerzas y ganas………….. quiero sentir toda su virilidad……dentro de mí…….a la vez con sus juegos….. hace lo propio conmigo……….me está provocando ríos de néctar…….mi flor late…..de impaciencia, pero quiero que nos mantengamos ahí……. ahí……..en ese preámbulo interminable………. extasis……..de lo que está por llegar………sus dedos………su espada erguida……la visión de su espada erguida y erecta y dura y firme hasta quebrarse me enciende todavía más,…….. ¡qué hermosa la visión…… la visíón de una espada en esas circunstancias………. qué placer tan hermoso para la vista ver a mi guerrero tan encendidooooooo ….. qué orgullo de hembra, sentirse así deseada…… ver esa demostración de su deseo hacia mí……………verle en todo su esplendor, acariciar su espada con la lengua, juguetear, besarle la hermosa espada………….símbolo de su masculinidad…………..hermosa virilidad…………………….qué haría yo sin mi guerrero, sin su virilidad!………… no puedo más………,  mi guerrero……………, veenn……

 

Ícaro:   Ella ha tomado las riendas de la situación, no ha aguantado más y me ha puesto con la espalda en la alfombra boca arriba. He sentido como su sexo húmedo me mojaba el ombligo y ha ido bajando rozándose contra mí hasta ponerse cerca de mi espada. Se ha posado leve como una mariposa en una hoja y, como si se fuera a sentar ha buscado el acomodo preciso en mi cintura para sentir como la punta de mi miembro empieza a penetrarla, muy poco al principio, casi apenas un roce. Siento un escalofrío intenso, un calambre que me recorre el cuerpo. Noto el chorreante flujo correr entre sus piernas, me pongo lascivo, aguerrido, acelerado. Ella empieza a dejarse caer mientras mi lanza se hunde entre sus labios, gime, como de dolor pero de alegría. Mi espada dura, indeformable, rocosa empieza a hacerse hueco mientras ella se deja llevar, ya no impide que entre porque ya la tiene dentro y la está sintiendo.

 Empieza entonces el baile y el concierto de gemidos al unísono. Se agita acompasada con la lanza dentro y yo sigo el vaivén de sus movimientos yendo a la contra, ella baja y yo subo penetrándola. Siento un inmenso placer. Mis manos acarician sus pechos mientras muevo mi cintura hacia arriba cada vez con más ímpetu, con mas fuerza, muy duro, durísimo, mientras ella grita, se balancea, se desgañita pidiéndome que no pare…

 

Ariadna: …….me balanceo, le grito que no pare, le cabalgo a mi guerrero, con mis muslos apretados contra él, a hoscajadas sobre él…… de repente, se incorpora, me agarra por la cintura, y se desencaja de mí, saca su dura espada de mi chorreante flor, me coloca sobre mis rodillas, a cuatro patas….. se coloca detrás mía, con una mano me rodea el cuello, sin apretar, sólo sentir su mano en mi sensible cuello, me hace perder todo poder de resistencia, ya que yo quría seguir sobre él….. sentir cómo le tengo atrapado con mis piernas….. así que al sentir su mano en mi cuello, cedo a él, no hay nada que pueda hacer…. con la otra mano, separa mis piernas lo suficiente para poder colocar la punta dura y redonda de su espada, en la entrada de mi flor….. su funda……………..una vez colocada con precisión….esa precisión que sólo mi guerrero tiene, coge impulso y la introduce de repente, de una vezz, justo hasta el fondo, con energía y fuerza…….esa fuerza………ahhhhhhhhhhhh gimooooo, ohhhhhh, uffff, ohhhhh, uhmmmmmmmmmm, creo que voy a ttocar el cielo, qué placer…… una vez dentro, se queda quieto, y soy yo la que me muevo, restriego mi trasero contra sus partes, puedo notar sus bolsas repletas de semillas contra mi trasero……… entonces con su mano aun rodeando mi cuello, de repente se agarra de mi larga melena, y me obliga a erguirme sobre mis brazos, con la otra mano, me da un par de azotes, azotes de amorr… en mi trasero…… y entonces empieza sus vayvenes, primero suaves, y luego dándole más velocidad……….uffff, arrrrr, ufffffff, esa fuerza , masculina, toda su fuerzaaaaa, soy suyaaaaa….. no puedo moverme, y sigue y sigue , qué placer, sentir toda su espada en su esplendor hasta dentro de mis entrañassss, Ïcaro, amor míooooo, guerrero míoooo……

 

Ariadna:     ……guerrero mío…….fué tan hermoso sentirme una vez más entre tus brazos……una última vez….. si, última vez…… ya que he de dejarte marchar…….demasiado largo ha sido el tiempo que me tuvistes esperando mientras tú navegabas por esos mares infinitos…. demasiado largo, demasiado tiempo esperando, mientras tú te arrojabas a los brazos de cada sirena que te encontrabas……. así yo también me arrojé a los brazos de otro guerrero de a pié……. que su calor me ofreció, y su compañía….demasiado tiempo sola esperandote…..ahora está al caer mi guerrero….. en su caballo….. y con él me llevará a habitar otras regiones del mundo…..así pues, Ícaro, nos despedimos aquí para siempre…….que seas feliz en esos mares con sus sirenas, y encuentres el calor de hogar en sus brazos…. adios y gracias por tu última cabalgada.

 

Un naúfrago que a tu puerta llega:

aparezco de repente por la puerta, te digo hola,
te digo que no te levantes de la silla,
te como la boca directamente, y me la saco,
te cojo la cabeza, y te la meto en la boca, así dura como está,
te dejo que me la comas, empujándote la cabeza,
que sientas lo dura que está en tu garganta,
luego la saco de ahí y te vuelvo a comer la boca,
y empiezo a bajar la lengua hasta las tetas, y te las como,
los pezones suavemente, mientras mi mano te penetra
lentamente con un dedo, te sigo comiendo las tetas, los pezones,
mordisquitos, y voy bajando mi cara hasta tu ombligo, y
la lengua más abajo, se posa en tu flor, la abro con las manos,
y le poso la lengua en el centro, sintiendo el sabor salado,
notando como tiemblas a cada paso de mi lengua por tu clítoris,
me lo meto en los labios, y juego con él, sin forzarlo, mojadito
para que no te duela, te meto un dedo y luego dos a la vez,
estoy empalmadísimo y mi polla se pone delante de tí,
te la metes de nuevo en la boca, y ya dura la saco,
sentada como estás te levanto las dos piernas con el antebrazo,
y te la meto, estás mojadísima y ya hay espacio, entra bien,
y de la primera vez noto cómo vibras, como si te clavaran una espada,
sigo metiendo, y ahora doy un golpe de cintura fuerte,
y te la meto hasta el fondo, me quedo pegado con toda entera dentro,
y sigo, ahora empiezo a meterla y sacarla, poco a poco al principio,
y con fuerza, durísima, te oigo gemir, siento cómo quieres que no la saque,
tu cintura vibra, se mueve, hace movimientos compulsivos, me desea,
entonces la saco, y te pongo contra la pared,
de espalda, la cara contra el mueble, y por detrás,
te levanto la pierna y notas mi aliento en tu cuello,
te la meto fuerte, casi gritas, no pares no pares, te entra bien,
y no paro de empujarla hacia dentro, notas que está muy muy muy dura,
y eso te gusta, la saco de nuevo, me agacho, y te lo como de nuevo desde atrás,
me pongo de pié enfrente tuyo, notas mi polla mojada en tus muslos,
te beso con fuerza, clavándote la lengua, entonces te cojo las piernas y te levanto,
te apoyo la espalda contra el mueble y te la meto de nuevo, apoyada contra la pared,
te penetro fuerte, el mueble no para de moverse, y yo te la empujo,
con mucha fuerza, gritas como una posesa,
yo empiezo a notar como mis huevos se llenan de leche,
así como estamos enganchados, te pongo de espaldas contra el suelo,
y encima de ti de doy caña de nuevo, pero te me revelas, y me das la vuelta,
me pones debajo y me cabalgas, y empiezas a saltar como una loca,
y en cada salto notas como te entra duro entre las piernas,
con mis manos sujeto tu cintura, y te hechas para delante,
para que te coma las tetas, mientras te follo y gritas de gusto,
mojándome todos los muslos, mi polla se pone más estresada que la magnetosfera,
y te empujo hacia dentro con movimientos de cintura hacia arriba,
mientras tú bajas, enganchados como estamos te tumbo de costado,
y te pongo de cuatro patas, mientras miro tu sexo desde atrás, doy una nalgada,
un par de ellas, y noto como tu nalga se enrojece, mis dedos entran,
abriendo el camino, y apoyo mi polla en tus nalgas, me la preparo,
y dura como una roca te la meto, agarrándome fuerte por la cintura,
notas como mis huevos chocan con tus nalgas,
no quieres que pare, mis huevos hinchadísimos
y mi polla dentro, noto como un cosquilleo en la punta de la polla,
tu humedad la tiene totalmente alborotada, la punta a punto de caramelo,
y tu me pides que siga, noto como tus piernas empiezan a vibrar,
me dices que estas a punto, pero que necesitas ponerte encima,
y cedo a tu petición, te pones encima y yo ya estoy malísimo,
haciendo fuerza para no correrme, y frotas tu clítoris todo lo que puedes
con la polla que está dentro y te pones a gritar, a gemir, estás a punto,
y al oírte gritar me emociono y me animo más, te la empujo fuerte,
das saltos sobre mi, casi te desenganchas pero seguimos acoplados,
a un ritmo vertiginoso, no paras de moverte, es un ritmo convulso,
incontrolado, sigue sigue me dices, yo sigo, pero mis huevos están a punto de nieve,
gritas más, tiemblas, me dices que espere, que ya llegas, que te falta poco,
y mientras seguimos a un ritmo frenético, mi polla dentro,
tú con la espalda recta saltando sobre mí, ya llego me dices, ahhh ahhh,
y de repente noto como te quedas quieta y empieza a convulsionarse
tu cintura con movimientos espasmódicos, tus piernas te vibran,
sin control, y mi polla dentro, sintiendo tu humedad, notando tu flujo,
se dispara y te mojo, a la vez que tu me mojas,
quedando los dos enganchados caes sobre mi, y me comes los labios,
y me miras con satisgación, mientras noto que tu cintura sigue vibrando,
con mi polla dentro, en paz, vaya polvo…… memorable……
me besas con una mezcla de pasión y ternura, sabes que estoy derrotado y débil,
pero que soy tuyo, y eso te agrada, nos abrazamos, temiro de lado,
con el rabillo del ojo y sonríes satisfecha de haber entregado el cuerpo…..
y el espíritu, sabes que hay una estrella más en el cielo que representa ese momento,
momento único e irrepetible, envidia de los dioses inmortales,
ellos no pueden tener momentos únicos por que son inmortales
y todo se puede repetir, sin embargo lo nuestro sólo puede pasar una vez de cada manera
única
e irrepetible

%d bloggers like this: